Rios Sangiao

El transporte líquido: Desafío y Riesgos

Ríos Sangiao es un negocio que desde 1994 se dedica al transporte y la conservación de productos alimentarios líquidos. La necesidad de transportar productos en estado líquido surge principalmente por la diversidad geográfica en la producción y el consumo de alimentos, pues no todos tienen animales en casa para obtener leche para el desayuno, más son muchos los quieren desayunar con leche.


El transporte líquido consiste en el transporte de sustancias en estado líquido de un lugar a otro, utilizando para ello, medios de transporte que se adapten a las condiciones de estos productos.


En nuestro caso, los alimentos líquidos que transportamos son: la leche, el vino, el aceite, la nata y el zumo. Para transportarlos, utilizamos, las comúnmente usadas, cisternas isotérmicas.


Aparte de los beneficios que este tipo de transporte nos ofrece, como la versatilidad, la reducción de costos, etc., también presenta ciertos riesgos y desafíos adicionales que no conlleva el transporte de cargas secas, debido a la naturaleza de los líquidos. Además, este transporte requiere de ciertas medidas de seguridad y calidad para garantizar que estos productos lleguen a su destino en buenas condiciones. Para ello, echemos un vistazo a alguno de los riesgos y desafíos que conlleva el transporte de líquidos.

Uno de los principales desafíos es la seguridad. El derrame o fuga de cualquier alimento por un mal estado de los contenedores o un sellado incorrecto, puede producir daños en el medio ambiente o en la salud de las personas, así como puede suponer una gran pérdida para la empresa. Por otro lado, la mala limpieza de las cisternas puede llevar a la contaminación de los productos transportados en ellas, lo que supone un daño a la calidad del producto.

Los accidentes de tráfico son otros de los principales desafíos a los que se enfrentan las empresas de transportes. Aunque los siniestros han disminuido de forma significativa gracias a las normas de seguridad, los camiones siguen siendo un factor protagonista, pues, según la DGT, el 5 % se ve implicado en accidentes de carretera con víctimas.
Por otro lado, está el riesgo de robo o manipulación. En los últimos años, los robos a camiones de transporte han aumentado significativamente, tanto a la mercancía que este transporta como al combustible que este necesita para poder transportarla. Aunque existen muchos métodos para dificultar el robo, estos no son 100 % seguros. Además de dañar la mercancía o el estado del vehículo, también suponen un riesgo a la seguridad e integridad del conductor.


Las normativas que este tipo de transportes requieren son mucho más amplias y rigurosas que las que existen para otros tipos de vehículos. Por ello es necesario el cumplimiento de todas las regulaciones locales e internacionales, manteniéndose actualizado y adaptando los procedimientos en consecuencia.


Ahora que ya sabemos algunos de los desafíos y riesgos a los que se enfrenta el transporte de líquidos, ¿cómo podemos mitigarlos? Debemos asegurarnos de que los transportes que compremos estén en perfectas condiciones, cumplan las normativas correspondientes y que su limpieza sea total y efectiva utilizando los
productos y los métodos adecuados. Además, realizando un mantenimiento regular y comprobando el estado de las puertas, válvulas y sellos ayudará a tener una mayor seguridad y habrá menor riesgo de fuga o contaminación.


Para reducir los accidentes de tráfico se podrán establecer rutas con menos densidad de tráfico, se deberá respetar la normativa de circulación, evitar la fatiga haciendo las paradas necesarias, y mantenerse actualizado sobre las condiciones de las carreteras.
Deberemos establecer rutas que no pongan en peligro ni la carga ni la integridad del conductor con el fin de reducir el riesgo de robo o daño de la mercancía. También podremos ayudarnos de nuevos sistemas de seguridad y avances tecnológicos como son las cámaras de vigilancia en el interior o exterior del vehículo y los sensores de movimiento que ayuden a detectar posibles manipulaciones no autorizadas.
Aunque existan desafíos y riesgos que competen al sector de transporte líquido, es importante tomar medidas adecuadas para aminorarlos como las mencionadas anteriormente. No solo sería beneficioso para el propio transportista sino, para la empresa y demás conductores con los que comparten vías.

Compartir este post:

Post relacionados

Únete a Nuestra Newsletter